Cómo cuidar tu Orquídea

¿En que parte de nuestra casa instalamos la orquídea?

Lo ideal es hacer en un lugar relativamente húmedo, con mucha luz pero sin sol directo. Las orquídeas necesitan mucha ventilación. Por ejemplo, la phalaenopsis que teníamos antes de ejemplo no necesita luz directa, así que puedes colocarla un poco alejada de la ventana o en un sitio orientado al norte o al esta. Es muy importante la estaciones del año, por lo que te recomendamos que en verano la apartes de la ventana si el día es muy caluroso. 

También es posible ponerla en el balcón si no está expuesta a los rayos directos del sol y si la temperatura no desciende de los 8ºC. La temperatura ideal para mantener una orquídea es de entre 15ºC y 28ºC.

 ¿Como se riega una orquídea?

No es recomendable regarla a diario, con una vez cada7 días es suficiente. Es importante dejar que la tierra se seque entre riego y riego, un riego excesiva puede favorecer el crecimiento de hongos o  hacer que las raíces se pudran. En el caso de las hojas, no es aconsejable mojarlas, así que utiliza un atomizador con agua purificada o agua  de lluvia, y no mojes el corazón de las hojas. En el caso de que las mojes, sécalas inmediatamente con un paño limpio.

Recomendamos el riego en un recipiente con agua y sumerge completamente la maceta de la planta. Deja en remojo unos minutos hasta que se acaben las burbujas de aire y a continuación, déjala escurrir. De esta forma permitirás humedecer sus raíces y que la planta se oxigene.

¿Debemos transplantarla?

Normalmente transplantarla la orquídea cada dos años es suficiente. No es necesario utilizar una maceta trasparente. Las raíces de la orquídea necesitan aire, por lo que la mezcla del trasplante debe ser ligera. Utiliza un compuesto especial para orquídeas como corteza de pino.

Te recomendamos que a la hora de transplantarla no utilices demasiado fertilizante, solo es necesario que una vez al mes añadas un poco de éste, eso sí, específico para orquídeas.

Debes de cuidar tu planta del ataque de bichos nocivos, plagas como el, pulgón, los ácaros o las cochinillas pueden ser nefastas para tu orquídea, así que te recomendamos que utilices insecticidas específicos para este tipo de plantas.

¿Cómo cuidar las hojas de tu orquídea?

Debes inspeccionar las hojas de tu orquídea de forma regular. Normalmente podrás  guiarte por las siguientes señales las hojas sanas suelen ser las más brillantes, aquellas que toman un color verde oscuro  están pidiendo a gritos más luz y las que tienen una tonalidad rojiza significa que han sufrido de exceso de luz, llegando a parecer manchas negras que indican que se han sido dañadas por el sol.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *